Club Alcarreño de Montaña

Vaya al Contenido

Menu Principal

Senderos de oro y arcilla

Otros Senderos

El sendero:

Ya en la noche de los tiempos, los romanos recorrieron estas tierras en busca de riquezas naturales: oro y plata.
Con el tiempo, el hombre trabajó la arcilla para crear sus utensilios hechos con el barro y la arcilla de la comarca.
Se creó una basta red de caminos que durante muchos años fueron muy transitados para el transporte de personas, ganados y mercancias; con el tiempo han perdido su uso. Hoy con esta nueva ruta los recuperamos de nuevo.
Recorremos con esta guía caminos situados en la ladera del Alto Rey, ese pico solitario, de escasa altura, pero de una fisonomía inconfundible, tanto por sus antenas de comunicaciones, como por su propia ermita.
Vamos de Arroyo de las Fraguas a Hiendelaencina pasando por Las Navas de Jadraque, Zarzuela de Jadraque y Villares de Jadraque, en los que muchos de sus elementos arquitectónicos son únicos en la comarca.

El sendero, aunque es corto, transita por lugares de gran belleza, atraviesa dos ríos principales: el Cristóbal y el Bornova, así como múltiples arroyos y barrancos. Cruza bosques de robledales y quejidos que en otoño alcanzan su máximo explendor y belleza. Visita pueblos con una arquitectura popular perfectamente conservada. Es en definitiva un sendero para conocer y disfrutar en un fin de semana o en un puente largo.
Por último, este sendero servirá de conexión entre la comarca de la Arquitectura Negra y el GR-160 El Camino del Cid, un largo sendero que recorre Guadalajara y es otra de las grandes apuestas turísticas de la Diputación de Guadalajara.




Las etapas:

Etapa única dividida en dos tramos:
Tramo I
“Del arroyo de las Casas al río Cristóbal”
de Arroyo de Las Fraguas a Zarzuela de Jadraque
(12,600 km)
Tramo II
“El Puente de las Cabras”
de Zarzuela de Jadraque a Hiendelaencina
(10,900 km)

Señalización:

Los dos tramos que componen la única etapa de esta guía, están perfectamente señalizados con unas señales de color verde, por lo que creemos que es suficiente en el momento de la publicación de esta topo guía. Sin embargo, se hace precisa una atención para no perderla.
Aunque es de esperar que todos respeten su conservación, no podemos garantizar la permanencia intacta de la señalización debido a factores naturales o de otra índole, por lo tanto es deseable que el excursionista guíe sus pasos no sólo por las señales de pintura sino apoyado en el conocimiento del terreno que le otorga el mapa y la brújula, sabiendo en todo momento donde se encuentra, tanto si sigue escrupulosamente el itinerario balizado o alguna variante inventada a su capricho.
Para el excursionista consumado las señales solo serán un ahorro de tiempo y la confirmación de que se encuentra sobre el recorrido propuesto.
Para el caminante inexperto la señalización es un tesoro (sobre todo en condiciones climatológicas adversas) que no debe perder.
En caso de pérdida la mejor solución es siempre retornar a la última señal o al último cruce.

Cartografía:

En esta guía se han reproducido parcialmente hojas a 1:25.000 del Centro Nacional de Información Geográfica (Instituto Geográfico Nacional). La toponimia y la altimetría corresponden a estas, es aconsejable que cada uno lleve y revise sus propios mapas.
Sin ser perfecta, esta cartografía es hoy en día la herramienta más útil para adentrarse en estas tierras. Se advierte al lector que son muchas las pistas de reciente trazado que en ella no aparecen, y que algunos caminos dibujados como carreteros son ahora enmarañadas sendas o han desaparecido. No obstante, el senderista habituado al manejo del mapa y la brújula se desenvolverá adecuadamente. En la edición de esta guía se han utilizado los siguientes mapas:
460-I Bustares.
460-II Robledo de Corpes.
460-III Zarzuela de Jadraque.
460-IV Hiendenlaencina.

Utilización del GPS:

Hemos incluido en esta guía el uso de puntos UTM para ser utilizados con un GPS. Los puntos tomados no son tan exactos, pudiendo variar por la posición de los satélites. Estos puntos además, son orientativos y sirven como referencia para encontrar el camino correcto, rogando al senderista que utilice sus conocimientos de orientación. Al principio de cada uno de los tramos descritos hay un cuadro donde se muestra el nombre del punto, la descripción, el huso (el 30T) los puntos x e y y la altitud.
Se ha utilizado el Datum: European 1950 (Spain and Portugal).

Alojamiento y Servicios:

Para facilitar la pernocta al senderista, en esta guía y en cada una de los tramos establecidos, se indican los establecimientos de hospedaje. Hay que tener en cuenta que en nuestro itinerario y en especial en varios pueblos no hay alojamiento, con lo cual al preparar la ruta hay que tener en cuenta esta circunstancia. En cuanto a servicios, en todos los pueblos seguramente podremos aprovisionarnos de alimentos, pero es recomendable llevarlos desde nuestro lugar de origen.

Conexión con otros senderos:
En la localidad de Hiendelaencina nos encuntramos con el sendero de gran recorrido GR-160 El Camino del Cid, que es el volumen número 4 de esta misma colección.
El Camino del Cid es un sendero que recorre la provincia de Guadalajara a lo largo de mas de 300 kilómetros y ha sido creado a iniciativa de la Diputación de Guadalajara  para promocionar la figura de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador a su paso por las tierras de Guadalajara.
El GR-160 está perfectamente marcado y señalizado.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal